cambiar radiador

Presupuesto Cambiar Radiador con técnicos profesionales verificados ➨➨ Asistencia 24 horas ➨➨ Llama al 661 850 167 ➨➨

Los radiadores al igual que otro tipo de aparatos eléctricos para el hogar, cuentan con un periodo de vida útil limitada. Algunos puedes durar mucho más que otros, dependiendo del mantenimiento que se le realice al equipo y la periodicidad del mismo, pero lo cierto es que cuando se daña, es más recomendable cambiar el radiador por uno nuevo que mandar a repararlo, sobre todo si se trata de un radiador eléctrico, dado que este tipo de radiador es costoso de arreglar y el técnico no te puede garantizar una vida útil tan larga como la de un equipo recién salido de la fábrica

cambiar radiador

Principales motivos para cambiar un radiador

El motivo más común y evidente, es que el dichoso aparato no realice su trabajo o lo haga de una forma poco eficiente. En muchos casos las personas suelen cambiar el radiador de su hogar cuando este ya no prende o simplemente no calienta el lugar. Pero existen otras razones por las que las personas deciden cambiar el radiador viejo por uno nuevo. A continuación te mostramos las más comunes:

  • Razones económicas o ecológicas: En ambos casos, la persona prefiere sustituir su viejo radiador por uno más nuevo y de menor consumo. Así logra matar dos pájaros de un solo tiro, disminuye los gastos de la casa relacionados con la calefacción y cuida al planeta en el que vivimos.
  • Una tecnología más eficiente: En la mayoría de las casas donde hay instalado un radiador, este duele ser bastante viejo y ya haber cumplido en gran medida su tiempo de vida útil. Muchas personas se deciden a cambiar este radiador antiguo por uno más moderno, ya que le garantiza un menor consumo energético y una vida útil renovada. Por otro lado, sustituir el viejo radiador, es mucho más económico que repárarlo o crear una nueva fuente de calefacción que no guarde relación con los radiadores.
  • Desperfectos en el aparato: Es raro que ocurra, pero tampoco es imposible. Los radiadores son máquinas y algunas pueden dañarse en el traslado o salir de fábrica con algún tipo de desperfecto. La buena noticia es que si esta recién adquirido la garantía se lo cambia en un dos por tres y si se trata de un radiador antiguo que se terminó de fundir, entonces vea esto como una grandiosa oportunidad de saltar al siglo XXI de los radiadores y tener un sistema de calefacción renovado y de menor consumo energético.
  • Fugas de agua de gran magnitud: Es común que con el paso de los años las llaves de los radiadores se aflojen y empiecen a dejar salir el agua que contienen. Cuando esto ocurre, es una señal inequívoca de que es hora de cambiar el radiador por uno más nuevo con llaves más seguras y ajustadas.
  • Una caldera nueva:  Si ha realizado una inversión en comprar una caldera nueva, nuestra mejor recomendación es que también cambie el radiador, porque de lo contrario tendrá una caldera que le brinda todo su potencial pero que casi no lo notara debido a que el radiador no trabaja al 100%.
  • Razones estéticas: Por último, también está la opinión de la persona que no desea tener un radiador feo, oxidado y obsoleto, dañando la decoración del hogar. Actualmente el diseño de los radiadores es muy minimalista y prácticamente pasan desapercibidos, porque se pueden mimetizar con la decoración del entorno. Algo que los más antiguos de hierro fundido, simplemente no pueden hacer.

tipos de radiador

Tipos de radiadores que se encuentran en el mercado.

Si tienes un radiador en tu casa, deberías saber qué tipo de radiador es, porque al memento de sustituirlo, lo más aconsejable es hacerlo por otro del mismo tipo. Aquí te explicamos cada uno de los tipos de radiadores que están disponibles en el mercado, así como las marcas más recomendables para cada uno de ellos.

Radiadores de aceite: Aunque trabaja con energía eléctrica, este tipo de aparato emite el calor por radiación, ¿Cómo es eso? Pues bien, en su interior este pequeño aparato tiene aceite, el cual se calienta y trasmite ese calor a la coraza de aluminio o acero que lo envuelve y ese es el calor remanente que nos llega a nosotros. El mayor inconveniente que tiene este tipo de radiador es que es muy lento para calentar una habitación, pero la ventaja es que es igual de lento para dejar que se enfríe.

En cuanto al consumo, la potencia más baja en que debería funcionar este tipo de radiador es aproximadamente uno 100 vatios por estancia, pero todo dependerá de las dimensiones del radiador.

En cuanto a las mejores marcas de este tipo de modelo nuestra recomendación son las siguientes: Tristar, AEG RA, Fagor y DeLonghi. El precio de este tipo de radiador oscila entre los 50 euros hasta los 110 euros en el mercado español.

Radiadores eléctricos: Este tipo de radiadores trabajan por convección o en palabras sencillas, convierten la energía eléctrica en energía térmica. Son los más comunes y prácticos del mercado porque no necesitan de grandes instalaciones, simplemente los atornillas a la pared cerca de un enchufe, los enchufas y listo, ya tienes un radiador funcional en tu habitación.

En realidad, comprar un radiador eléctrico tiene muchísimas ventajas. La primera es que no genera olores ni gases que contaminen el medio ambiente, ni la habitación que está calentando. La segunda, es que cuenta con un termostato de alta sensibilidad que regula la temperatura de manera adecuada y la tercera ventaja, es que por lo general están hechos en aluminio, el material más adecuado para trasmitir el calor al entorno.

El consumo de los radiadores de este tipo oscilan los 800 W, pero esto puede variar según ciertas características del equipo y de la vivienda a calentar, como la ubicación de la misma, tamaño, materiales de fabricación, que tan rápido calienta o disipa el calor el radiador, su nivel de consumo estándar y el tamaño de la habitación a calentar.

Las mejores marcas de calentadores eléctricos según nuestra experiencia son las siguientes: Orbegozo, Cecotec, AEG RA, Klarstein y Haverland. El precio de este tipo de radiadores ronda entre los 120 euros hasta los 350 euros.

Radiadores de agua: Funcionan conjuntamente con una caldera. En realidad, la caldera es la encargada de calentar el agua que será distribuida por medio de un conjunto de tuberías y llegará hasta los radiadores de la casa, estos simplemente se calentaran, tal como ocurre con los radiadores de aceite y emanarán vapor de agua hacia el ambiente, el cual se calentará y enfriará constantemente manteniendo una temperatura agradable dentro de la estancia.

El principal inconveniente de este tipo de radiadores es que solo funciona en hogares o estancias pequeñas, porque en espacios grandes el vapor de agua se suele enfriar muy rápido. Lo otro a tener en cuenta es el tipo de material con el que está hecho el radiador, el aluminio suele calentar más la estancia, pero el hierro fundido aguantará mejor los niveles de calor del agua.

En cuanto al consumo, este es quizás uno de los radiadores con el nivel de consumo más bajo, principalmente porque puede alimentarse de fuentes de energía renovables como la energía solar. Si hablamos de marcas, pues una de las mejores es la Hudson, que nos ofrece hasta 20 años de garantía, pero como siempre decimos en el mundo de los radiadores, todo depende de las necesidades y dimensiones del espacio a calentar, por eso también te recomendamos marcas como: Bosch, Jata y Cointra. En cuanto al precio es similar al anterior tienes modelos desde los 150 euros hasta los 400 euros.

Radiadores toalleros: Son los más nuevos del mercado y están pensado exclusivamente para el baño, ya que como su nombre lo indica, se utilizan para calentar y secar las toallas del baño. Sin embargo, este tipo de radiador brinda el calor suficiente que cualquier otro tipo de modelo más convencional. Sus modelos son muy bonitos y compactos, pensados para no desentonar con la decoración del cuarto de baño. El más popular es el radiador toallero eléctrico de bajo consumo de 300 W, aunque algunos pueden llegar hasta los 1000 W.

Las mejores marcas de fabricantes de radiadores toalleros son: Fabinstore, Proad, Cecotec, Farho y Eurobath Depot. Los precios de este tipo de radiador están ubicados entre 60 euros a los 120 euros.

Radiadores toalleros
Radiador Toallero

Ventajas e inconvenientes de cambiar su radiador.

Como ya hemos dicho, las principales ventajas de cambiar un radiador viejo por uno nuevo son las siguientes:

  • Menor cantidad de consumo de energía, lo que equivale a factura más bajas.
  • Mayor tiempo de duración o viada útil, ya que un radiador nuevo servirá por un promedio de 20 años.
  • Diseños más agradables a la vista, lo que no afeará la casa.
  • Un mejor rendimiento de la calefacción, dado que el radiador trabajará al 100% de sus capacidades.

En cuanto a las desventajas de cambiar de radiador, todo se limita exclusivamente al montaje, pero en manos de profesionales no debería generar mayores dolores de cabeza.

  • Debe asesorarse para adquirir un radiador del tamaño y tipos de componentes similares al que desea reemplazar, para así no incrementar los gastos de instalación.
  • De igual manera deberá cambiar el radiador por uno que funcione igual, es decir, uno de aceite por otro de aceite, eléctrico por eléctrico y así sucesivamente.
  • No realice el trabajo por cuenta propia, a menos que tenga el conocimiento adecuado para hacerlo.

Si sigue estos consejos no habrá mayores inconvenientes al momento de cambiar su radiador por uno nuevo.

Precios de cambiar un radiador

Precios de cambiar un radiador

Al inicio de este artículo dijimos que es muchísimo más rentable y eficiente, cambiar un radiador por otro más nuevo que repararlo. Seguro aún se pregunta el ¿Por qué? La razón principal de este consejo, es que reparar un radiador viejo le va a salir casi en la misma cantidad y en ocasiones hasta más, que el comprar e instalar uno nuevo.

Instalar un radiador nuevo ronda los 55 euros, y el servicio incluye todo lo necesario para poner en marcha de forma idónea su radiador. Es decir, contempla el vaciado del circuito, para evitar cualquier tipo de inundación o daños a su propiedad (Pero siempre debe tener a la mano una fregona, porque nunca se vacía completamente y queda algo de agua residual. Después del vaciado se retira el radiador antiguo, esto conlleva desatornillarlo de la pared y desmontarlo del todo. Luego procederemos a al montaje de las conexiones del nuevo, estas conexiones son las llaves, el tapón y el purgador, las cuales deben coincidir con el radiador anterior, porque de lo contrario habrá que hacer un trabajo de mayor envergadura para adaptar el sistema de calefacción al nuevo modelo y eso incrementaría el precio de instalación.

Una vez instalado el nuevo radiador se procedería a llenar de nuevo el circuito y purgar la tubería de las burbujas de aires y listo, ya tiene instalado su radiador nuevo.

Sustitución de radiador

Sustitución de radiador

Siempre es más recomendable sustituir el radiador viejo o con desperfectos, por uno nuevo en vez de repararlo. Esto le permitirá contar con una garantía de tiempo de vida útil y un mejor rendimiento del aparato. Pero si va a cambiar su radiador, siempre deberá asesorarse por un experto en reparaciones y mantenimiento del hogar, como los de nuestra empresa experta en cambiar radiador. Esto con el claro objetivo de comprar el radiador adecuado para la instalación de su casa y que cubra las necesidades de calefacción que necesita usted y su familia.

Más páginas:

Recuerde que siempre es mejor andar sobre seguro con respecto a los aparatos e instalaciones de su hogar. Si encuentra interesado en nuestro servicio de instalación de radiadores o desea asesoramiento técnico para saber a ciencia cierta qué equipo comprar, no dude en contactar con nosotros, en un tiempo récord le estaremos ofreciendo todo el apoyo necesario para que su hogar siga siendo tan cálido como siempre, incluso en los meses de inviernos. Pide tu presupuesto de cambiar radiador.

Última Modificación

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…